miércoles, 8 de agosto de 2012

Tu Mejor Medicina. Una guía para curarte a través de los alimentos

Pablo de la Iglesia y un libro esencial para mejorar nuestra calidad de vida


“…¡Te animo a rescatar esos tesoros olvidados que están ahí para que los tomemos, los disfrutemos y los aprovechemos! Económicos, poderosos…” En esta frase está contenido el mensaje que Pablo de la Iglesia nos transmite en Tu Mejor Medicina – Una Guía para curarte a través de los alimentos.

Desde siempre sabemos que somos lo que comemos. Algunas culturas han permanecido fieles a esta premisa y mantuvieron viva la conciencia respecto de las capacidades curativas de algunos alimentos. En otros casos, como ocurre en nuestros países occidentales, la alimentación se ha ido degradando, postergada por la urgencia, el tiempo escaso y los avances de la medicina que, a fuerza de químicos, intentan restablecer el equilibrio que nosotros mismos rompemos al ingerir comida inadecuada o que actúan como paliativo al daño que nos provoca desatender esta cuestión vital.

Pablo de la Iglesia

En la medida que estos hábitos nos alejan de una vida natural aparecen voces que nos advierten de los riesgos a los que estamos expuestos. Muchas obras han tenido éxito en nuestro medio al señalar la importancia del agua o rescatar las propiedades de los alimentos en estado puro, o las facultades curativas de algunos de ellos y de hierbas y otros frutos de la naturaleza que encontramos al alcance de la mano. Sin embargo la obra de Pablo de la Iglesia –y en particular el libro que estamos comentando- tiene un componente que la vuelve imprescindible: La claridad y sencillez de su desafío. Dice el autor ¡Te animo a rescatar esos tesoros olvidados! Y a continuación uno no puede dejar de leer cada uno de los quince capítulos que conforman el libro. Muchos de sus conceptos son conocidos. En algún punto no podemos dejar de mencionar a precursores en la docencia respecto del agua como método curativo –cabría recordar a Yogui Ramacharaca y su Cura por el Agua, por mencionar un clásico- o autores que han hecho una descripción minuciosa de las increíbles potencialidades curativas del limón, el ajo o la cebolla. Pero el libro de Pablo de la Iglesia pareciera rescatar lo mejor de la alimentación natural y darle un sentido vivencial que hace que uno converse con la obra, como si el autor, sentado frente a nosotros, fuese un testimonio directo de todo cuanto nos dice. Y allí está la clave.

A de la Iglesia se le diagnosticó esclerosis múltiple en 1992, época en la que la enfermedad ya había hecho estragos en él, ocasionándole numerosas afecciones que limitaban su vida. Ese fue el disparador que lo llevaría a dejar sus estudios de Derecho y Comercio Exterior para dedicarse a la investigación de métodos naturales para la cura de enfermedades y el restablecimiento de la salud. Se convirtió entonces en Naturópata, especializandose en una serie de disciplinas que el lector encontrará descritas en la página de su Universidad Por el Despertar, que actualmente coordina.

Esta experiencia acumulada por los años, esta capacidad de hablar desde la experiencia propia, es la que le confiere a su obra un carácter excepcional, profundamente humano e íntimamente comprensible.

Algunos de los temas fundamentales desarrollados en la obra: El agua y la vida, en uno de los abordajes mejor logrados en esta temática. Pero además: Ajo, alfalfa, algas, avena y cebollas. Un maravilloso alegato sobre la miel. El secreto de la germinaciones. El jengibre, el lino y el aceite de oliva. Y, por supuesto, los cítricos. Una verdadera guía para tener a mano, siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada